REMO A UNA MANO EN POLEA

El remo a una mano en polea es una de las variaciones del remo, en la cual tenemos que vencer con una mano la resistencia ejercida por una máquina de poleas estando de pie.

Técnica


Colocamos la polea a una altura media de forma que el cable tenga un recorrido horizontal en el movimiento.
Nos situamos frente a la máquina de poleas con los pies separados a la distancia de los hombros y las rodillas ligeramente flexionadas.
Cogemos el mango de la polea con una mano, el brazo estirado y tronco totalmente recto.
Tiramos de la polea hacia nosotros flexionando el brazo hasta llevar la mano hasta el pecho, quedando justo por debajo.
La posición de la mano comienza con la palma de la mano mirando al suelo y en el transcurso del movimiento la vamos girando 90º, es decir la palma acaba mirando a nuestro cuerpo.
Hacemos una breve pausa en esta posición y volvemos a la posición inicial.

Es muy importante mantener la estabilidad del tronco, para ello trabajamos con el abdomen contraído y las rodillas ligeramente flexionadas.

En la ejecución del movimiento no podemos rotar el cuerpo, para ello los hombros siempre tienen que estar perpendiculares al cable.

Para evitar desequilibrarse en la ejecución es importante realizar el movimiento de forma controlada y a una velocidad constante.

Errores más comunes


  • Perder la estabilidad del cuerpo al volver a la posición inicial. Esto suele pasar si no controlamos bien la polea mientras estiramos el brazo.
  • Estirar demasiado el brazo y por lo tanto perder la tensión en el hombro. Para evitarlo mantenemos el pecho erguido y juntamos los omóplatos (cerramos escápula).
  • Inclinarse hacia delante al perder la estabilidad, o hacia atrás para compensar el peso. El tronco siempre debe estar recto y el cuerpo en una posición perpendicular respecto al suelo.
  • Realizar un recorrido incompleto en la ejecución, ya sea por no extender los brazos por completo o bien por no flexionar el brazo hasta el final.

Músculos implicados y habilidades motrices trabajadas


  • Fuerza dorsal.
  • Bíceps.
  • Hombros.
  • Trapecio medio.
  • Abdomen.
  • Oblicuos.
  • Musculatura extensora de la columna vertebral.
  • La estabilización de la postura.
  • El equilibrio.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

GO TOP