ESCÚCHATE

Estos días los entrenamientos no han ido nada bien, me he sentido bastante fatigada y desganada y las cosas no han salido como deberían, así que he tenido que reducir el ritmo, pero don’t worry.

Aprende a escuchar a tu cuerpo y a darle lo que necesita en cada momento. No lo machaques a conciencia solo por querer estar a un nivel que actualmente, por el motivo que sea, no es posible.

Evita torturarte, castigarte o forzarte, sin duda no son las soluciones más adecuadas.

No es el momento de decaer, tirar la toalla, desanimarse o enrabietarse.

Frena, baja el ritmo siempre y cuando lo necesites, eso no significa que estés retrocediendo o empeorando, significa que eres lo suficientemente inteligente como para seguir avanzando.

A veces también tenemos que permitirnos estar al 50% para volver más fuertes y con más ganas que nunca.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

GO TOP